“No tienen vergüenza”: El timbreo que salió mal en Rosario

El clásico de Cambiemos ya no surte efecto. La gente no puede ver a los funcionarios y les cantan las cuarenta en la cara.

No tienen vergüenza. La gente se muere de hambre”. La frase, contundente por dónde se la mire, se la dijo una vecina de unos 60 años a Rogelio Frigerio pasado este mediodía en el barrio Deliot. El ministro de Interior, de recorrida por Rosario junto a referentes de Cambiemos, raudamente se subió al auto oficial y se retiró. Así terminó la visita por zona sudoeste, con los precandidatos retirándose del lugar ante la bronca de los presentes.

Frigerio, titular de la cartera de Interior, Obras Públicas y Vivienda, llegó a Casal y Seguí acompañado del intendente de Santa Fe capital y precandidato a gobernador de la provincia, José Corral; la aspirante a la vicegobernación Anita Martínez y el precandidato a intendente de Rosario Roy López Molina. Allí iniciaron una recorrida por la obra que Nación ejecuta en el barrio Deliot.

El proyecto, que cuenta con una inversión por parte del Gobierno nacional de $44.504.663 y beneficiará a 1.172 familias, contempla la ejecución del sistema de abastecimiento de agua potable, sistema de desagües cloacales con conexiones domiciliarias, así como también el sistema de desagües pluviales, la red eléctrica de baja y media tensión, más alumbrado público. También se encuentra en ejecución la red vial y peatonal.

La calma en la visita al barrio duró apenas un puñado de minutos. Es que cuando Frigerio y Corral se acercaron a una casa, una vecina de unos 60 años le espetó a ambos lo que muchos están atravesando en el país: “No tienen vergüenza. La gente se muere de hambre”.

La situación vivida ameritó que los acompañantes de la comitiva hagan hacer llegar el vehículo oficial, por lo que raudamente se subieron al auto y dejaron el lugar.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *